Carmen Barrionuevo, premio Faconauto Woman. https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2021/08/carmen_barrionuevo_premio-FW.jpg
SHARE

En una entrevista a ABC, la ganadora del Premio Faconauto Woman aborda la importancia de la educación para incentivar la presencia de la mujer en la industria

La diversidad y la educación son dos valores fundamentales que contribuyen a la riqueza empresarial. Dos aspectos por los que apuesta Carmen Barrionuevo, directora corporativa del Grupo Syrsa, para avanzar en la igualdad de oportunidades y la presencia de la mujer en la automoción.

En una entrevista concedida a ABC, la recientemente ganadora del Premio Faconauto Woman por su destacada trayectoria como directiva, ha abogado por atraer el talento femenino a la industria del vehículo. Preguntada por las habilidades que debe tener un profesional en el liderazgo de equipos, Barrionuevo considera que tanto hombres como mujeres son complementarios. No obstante, apunta que las mujeres tienen “un pequeño plus” en lo que se refiere a habilidades sociales.

Otras destrezas que resalta en las trabajadoras son la inteligencia emocional o la sensibilidad, factores que, a su juicio, pueden incidir de forma positiva en puestos de coordinación de equipos o de cara al público. “En el contacto directo con el público las mujeres lo hacen bien y, además, disfrutan con esas funciones y eso se nota”, señala en la entrevista.

Eso sí, detecta que todavía hay una barrera a la hora de que las mujeres se postulen para puestos en talleres y servicios de posventa. El problema radica, en su opinión, en que “las niñas no estudian mecánica, muchas ni siquiera tienen esa opción, y en un país como España, con tanto paro juvenil, es una gran oportunidad”, sostiene. Esta afirmación la realiza desde la experiencia que le ha dado su posición de responsabilidad de dirigir a 70 personas.

No hemos podido contratar ninguna mecánica y es una pena. Tampoco tenemos electromecánicas ni chapistas ni jefas de taller”, indica. Para paliar este déficit y aumentar la presencia femenina en este tipo de tareas de tradición masculina, Barrionuevo aboga por incentivar estas profesiones desde los colegios y los referentes, para que las mujeres sepan que pueden trabajar en talleres si es lo que les gusta.

Un buen ejemplo lo tienen en el Grupo Syrsa, el mayor concesionario de automoción de Andalucía, donde trabajan noventa y ocho mujeres y fueron pioneros en incorporar talento femenino en la recepción de posventa. “Nos dimos cuenta de que una mujer empatiza más con cualquier cliente que llegue al taller y que es capaz de gestionar mejor ese problema que tiene con su coche y encauzar la solución más rápida y certera, aunque no sepa mucho de mecánica”. Por último, considera que queda trabajo por hacer en esta materia, aunque se ha avanzado en los últimos años.

SHARE