La diversidad avanza en el sector de la automoción en Japón. https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2021/06/Automoción_coche_Japón.jpg
SHARE

Asako Hoshino es una referente en la estrategia de la compañía por la igualdad, aunque ha tenido que luchar para hacer valer sus competencias

La tradición histórica masculina del sector de la automóvil no es única en nuestro país. A nivel internacional, encontramos escenarios muy similares, como hemos podido analizar en los casos de Australia, Ghana o Reino Unido. En estos países, se han organizado iniciativas para acelerar la promoción de la diversidad y favorecer el cambio cultural en la industria.

Japón se suma a los estados que han advertido la oportunidad de inyectar mentalidades innovadoras a sus plantillas. Así lo hizo Nissan con la incorporación a sus filas de una mujer, Asako Hoshino, en el 2002. Llegaron entonces nuevos aires para el fabricante nipón que miraba hacia el futuro con un enfoque más igualitario.

La primera tarea para Hoshino fue liderar la puesta en marcha de una nueva división que pronosticara la demanda de los clientes. Hoy en día, es vicepresidenta ejecutiva de Nissan Motor Corporation y actúa como líder de marca, encargada de supervisar el departamento de Marketing, las ventas globales y la experiencia de cliente.

La trayectoria de Hoshino ha sido clave como motor para la diversidad en la empresa y el sector. En una entrevista concedida a The Financial Times, afirma que las prácticas han cambiado desde que la estrategia ha puesto el foco en la diversidad. Hace dos décadas, ya propuso que la voz de las mujeres era esencial en la fabricación de automóviles. Pero no la entendieron. Muchos pensaban que las mujeres solo podían participar en la decisión del color del coche. Nada más lejos de la realidad.

En sus inicios, Hoshino tuvo que lidiar con los ingenieros para que confiaran en sus iniciativas. Y no cejó en su empeño. La profesional analizaba cifras, debatía, y estudiaba tendencias de mercado hasta que alcanzó la precisión en sus pronósticos. Además, hacía malabares para conciliar su vida familiar y laboral con trayectos de hora y media en tren bala para llegar a la oficina.

Pero la visibilidad de las mujeres en la automoción era aún inexistente. Hoshino no tenía jefas y les costaba imaginar cómo sería su futuro sin estos referentes. Su experiencia como directiva hoy puede inspirar a un país que todavía tiene que avanzar en perspectiva de género. Según el Foro Económico Mundial, Japón se sitúa en la posición 120 del mundo en igualdad y menos del 8% de los puestos directivos están ocupados por mujeres.

Avances de la automoción
Hoy en día, salvo en la junta, Hoshino es la única mujer entre siete ejecutivos con responsabilidad. Más positivo son los últimos avances de directivas, pasando del 1,6% en 2004 al 10% en la actualidad. Un dato que supera la media del 4% del sector de la automoción en el país, según cifras aportadas por la publicación británica. De cara al futuro, la protagonista considera que el mayor desafío para la diversidad en Japón es definir el trabajo basado en el género. Unos estereotipos que, a su juicio, deberían desparecer porque limitan la oportunidad profesional de las mujeres.

SHARE