La redacción de ofertas de empleo, primer paso para la inclusión laboral https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2019/07/búsqueda_empleo.jpg
SHARE

Las mujeres suelen ser muy exigentes y solo se postulan a un puesto laboral si creen que cumplen el 90 o 100% de los requisitos

La redacción de las ofertas de empleo es más importante de lo que pueda parecer. Así lo demuestra el uso del lenguaje que se maneja a la hora de elaborarlas. En ocasiones, lejos de ser inclusivo, empuja a numerosas mujeres a descartar presentarse a un puesto laboral anunciado en las plataformas de reclutamiento.

BBVA ha realizado un proyecto que certifica las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de actuar ante una promoción o postularse a un nuevo empleo. El empleo de un vocabulario específico puede frenar a las mujeres a enviar sus currículums al sentir que no se encuentran capacitadas para enfrentarse a las labores solicitadas. La experiencia confirma que el uso del masculino y determinadas expresiones estereotipadas pueden causar intimidación en los aspirantes y funcionar como barrera.

Siguiendo estos parámetros, las mujeres se muestran más exigentes consigo mismas y solo lanzan sus candidaturas cuando consideran que cumplen con el 90 o 100% de los requisitos demandados. Algo que no sucede con los hombres, cuyo valor se reduce al 60%.

Para fomentar el cambio en la redacción de las ofertas e identificar situaciones de discriminación, el área de Adquisición de Talento del banco ha trabajado en un decálogo para elaborar ofertas de empleo que aboguen por un lenguaje inclusivo.

Evitar el lenguaje extremo
Entre los puntos a tener en cuenta, el manual considera que hay que evitar el lenguaje extremo con palabras como “experto” o “experta”, ya que pueden inducir a los perfiles a considerar que no cumplen con esa cualificación. Ser más concretos ayuda a definir mejor la necesidad y fomentar la confianza en la persona. De igual forma, eliminar términos que puedan transmitir estereotipos ayuda a motivar a la inscripción de forma igualitaria.

La guía plantea, además, especificar solo los requisitos necesarios para el empleo y agregar algún apartado que aporte valor, pero que no se considere imprescindibles. Además, consideran esencial comunicar en la oferta de trabajo el compromiso de la empresa por la diversidad para motivar la llegada de candidaturas.

Por otro lado, tras un estudio previo se ha evidenciado que emplear el “tú” y “nosotros”, en lugar de una redacción más impersonal, propicia mayor número de postulantes. De la misma forma, los informes mantienen que una oferta redactada con lenguaje inclusivo logra cubrir el puesto de trabajo un 17% más rápido y consigue un 23% más de candidaturas de mujeres.

Negociación sin resultados
Esta primera desigualdad se ve incrementada por otro comportamiento que diferencia a las mujeres de los hombres en el mercado laboral. Se ha demostrado que las mujeres negocian las subidas de sueldo tan a menudo como los hombres, pero no obtienen tan buenos resultados como ellos. Expertos en recursos humanos determinan que las mujeres ambicionan menos a la hora de negociar la subida de sueldo o tienen la creencia de que la retribución que perciben es justa por la cultura educacional que han vivido.

SHARE