https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2021/06/8500309-min-scaled.jpg
SHARE

Entrevistamos a la deportista con sordera bilateral que ha podido alcanzar su sueño de competir en el Campeonato de España de Turismos

Lydia Sempere lleva el motor en la sangre. A los cinco años ya manejaba las motos, y a los siete se adentró en el karting con el apoyo de su padre. Desde entonces, esta alicantina de 23 primaveras es piloto de automovilismo. En esta trayectoria, ha tenido que afrontar algunas barreras. Lydia nació con una sordera bilateral profunda, y pese a llevar implantes cocleares en ambos oídos, no podía integrarlos en su casco de carreras. Cada competición era para ella un nuevo reto que la ha convertido en todo un símbolo de superación.

“El hecho de pilotar en silencio era una gran incertidumbre hacia mí. Era muy difícil llevar un car sin poder escuchar lo que pasaba a mi alrededor. En una carrera es muy importante tapar los huecos y defender tu posición. Yo eso no lo podía hacer”, explica en una entrevista con Faconauto Woman. El rugido del motor era también fundamental para la comunicación con los mecánicos, donde la piloto tampoco lograba trasladar su experiencia al volante. “Era una sensación muy mala para mí. Porque no escuchaba el motor y no sabía lo que sentía”, indica.

“Iba a tirar la toalla porque no conseguía resultados. Y le dije a mi padre que tenía que buscar una solución”, reconoce. Hasta que le llegó un casco adaptado gracias al apoyo del piloto Marc Gené. Entonces pudo incorporar sus implantes y sentir el bramido de los coches. “Fue una de las sensaciones más bonitas que viví durante mi trayectoria deportiva. Incluso me puse a llorar cuando me senté en el car y lo notaba todo”, afirma.

Esta ayuda ha supuesto para ella un paso significativo en su etapa deportiva, por eso la piloto encuentra siempre buenas palabras para Gené. “Para mí es un ejemplo por su carrera profesional y el hecho de que haya puesto interés y se haya implicado mucho en intentar solucionar esta barrera para mí es algo muy importante”, apunta.

Con el casco adaptado, Lydia ha podido cumplir su sueño de participar en el Campeonato de España de Turismos junto a la Fundación Renault. “Soy la única mujer del campeonato de España de turismo. Para mí es muy importante y voy a exigirme mucho.  Mi meta este año es aprender al máximo, porque soy principiante, y los resultados irán llegando”, indica.

Para llegar a esta competición, Lydia lanzó un crowdfunding para obtener patrocinadores que confiaran en su potencial y su historia. Ahora tiene el respaldo, entre otros, de la Unión Alcoyana, Erum y la Asociación de Implantes Cocleares de España.

Superación, valor y lucha
Lydia es un ejemplo de superación, de valor y de constante lucha en la inclusión y diversidad. En el mundo del automovilismo ha tenido que batallar también con la desigualad en un escenario de gran tradición masculina. “Cuando empecé en el karting, todos los niños iban en grupito, y yo nunca iba con ellos porque sentía que era la única niña. Además, escuché comentarios de padres diciendo: ¿pero cómo te puede ganar Lydia? Eso me cohibía mucho. Y llegué a decir a mi madre que me cortara el pelo de chico. También en la pista, cuando me veían a mí, me tiraban. No soportaban eso. Al final me corté el pelo”, rememora.

A día de hoy y, con este recuerdo en mente, la piloto valora que hay cierta evolución en materia de igualdad en el automovilismo, aunque sigue habiendo terreno que recorrer en cuanto a los patrocinios. “Muchos no se atreven a apostar por ti. Yo he crecido con ello y ahora no me lo tomo a pecho, es un gran reto. Me fascina que sean todo hombres y estar compitiendo contra ellos”. Además, considera que “hay que fomentar y luchar mucho por esa igualdad porque yo estoy segura de que hay mujeres a las que les  fascinaría correr en el automovilismo, pero no se atreven por rechazo o por una mala imagen que pueda verse”, manifiesta.

De cara al futuro, a Lydia le gustaría llegar a la Women Series, aunque también le interesan mucho los turismos. “Todo lo que sea deporte me llena”. Por eso, compagina su actividad en el mundo del automóvil con sus estudios de Ciencias de la Actividad Física. “Mi carrera profesional del automovilismo es importante, pero también mi futuro”. Combinar ambos proyectos supone todo un desafío para la piloto, pero ella sigue adelante. “Los límites no existen, nos lo podemos nosotros en la mente”, concluye.

SHARE