Mónica Racamonde trabajando en el taller. https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2021/03/Mónica-Racamonde_taller.jpg
SHARE

Entrevistamos a la responsable de centro de servicio en Euromaster en un taller ubicado en Olaberría, una mujer que rompe estereotipos

Cuando empezó a trabajar en un taller de automóviles, Mónica Racamonde tuvo que escuchar en más una ocasión: “¿No puede atenderme algún chico?”. Esta pregunta, soltada sin miramientos, dejaba ver hace algunos años el importante peso que tenía la tradición masculina en labores asociadas a la posventa. Pero poco a poco, Mónica creció en seguridad, se fortaleció con un buen aprendizaje y se ganó la confianza de los clientes y “hoy en día me conocen y directamente vienen buscándome a mí”, indica en una entrevista con Faconauto Woman.

Actualmente, Mónica Racamonde es responsable de centro de servicio en Euromaster en un taller de Olaberría, un puesto que no entraba en sus planes iniciales de carrera profesional. “Por entonces, pensar en una chica mecánica era impensable, así que estudié Empresariales”. Eso sí, su vida estuvo muy vinculada siempre al mundo del motor al estar rodeada de una familia muy aficionada. “He hecho mucha vida con ellos y me ha tocado visitar muchos talleres cuando era pequeña. Lo he mamado mucho de pequeñita, he ido a muchas carreras de coches… Siempre me ha llamado la atención”.

Esta atracción por los coches y el impulso del azar hicieron el resto, y Mónica se incorporó a trabajar en el taller. Allí arrancó realizando todo tipo de tareas, sembrando las semillas para llegar a su puesto de responsabilidad en la localidad guipuzcoana. Pero el camino no ha sido fácil. Y ha tenido que derribar algunos muros. “Todavía el peso del hogar en un porcentaje muy alto lo llevamos las mujeres. Quienes cogemos las reducciones por diferentes motivos normalmente somos las mujeres y eso nos pone barreras para avanzar en nuestras carreras profesionales”, afirma.

En su caso, su trayectoria, dedicación continua y esfuerzo la consolidaron como la persona apropiada para liderar la gestión del centro de Euromaster, cuidar la atención de sus clientes y dirigir a un equipo. Y así ha terminado por desterrar muchos estereotipos.

La importancia de la confianza
Desde su experiencia en el taller, Mónica se ha percatado de la importancia que tiene la autoestima y confianza de las mujeres para sobresalir en el ámbito profesional, sobre todo en la industria del automóvil. “Muchas veces pensamos que somos nosotras solas, que no hay nadie más, y el ver que hay muchas más mujeres que se dedican al sector de la automoción siempre es un aliente”, explica.

Por ello, lanza un mensaje de ánimo a otras profesionales que mediten incorporarse a esta actividad. “Cualquier mujer que quiera ser mecánica, responsable de un centro, creo que lo que tiene que hacer es aprender mucho, ser como una esponja, intentar formarse todo lo que pueda porque todo eso nos da armas para poder tener esa fuerza, esa seguridad en nosotras mismas y que nadie nos eche por tierra lo que nosotras creemos”.

En este contexto, Mónica considera que la ascensión de la mujer a puestos de liderazgo supone “abrir más el abanico” a personas candidatas a este perfil destacado. “Si antes tenías que elegir entre 100 hombres, ahora puedes elegir entre 100 hombres y 100 mujeres. Es muchísimo más fácil encontrar a una persona que sea buena y fuerte”, concluye.

SHARE