Incluir a la mujer en el diseño de los coches del futuro https://faconautowoman.com/wp-content/uploads/2022/05/woman-behind-the-wheel-of-a-car-2021-08-26-22-59-35-utc-scaled.jpg
SHARE

El Instituto de Biomecánica de Valencia ha elaborado una guía para aumentar la seguridad del diseño de los coches autónomos teniendo en cuenta las características propias de las mujeres. 

El Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha publicado una guía con propuestas para que los nuevos vehículos autónomos tengan en cuenta a la mujer a la hora de diseñarlos. 

Este manual, que han titulado como ‘El vehículo autónomo visto con gafas violeta. Ideas para un coche autónomo más inclusivo y equitativo desde la perspectiva de género’, recoge que la mujer tiene un 47% más de probabilidades de sufrir lesiones graves que un hombre, un 71% más de probabilidades de sufrir lesiones moderadas, y un 17% más de probabilidades de morir en un accidente de tráfico. Todo se achaca en la guía al diseño, por cómo y para quién se ha diseñado. 

Históricamente, los sistemas de seguridad en la industria de la automoción se han diseñado y probado en hombres. “Los sistemas de seguridad de la cabina se han diseñado y evaluado centrándose en un ocupante masculino medio en cuanto a características antropométricas y biomecánicas. Un diseño de coche basado únicamente en un ‘hombre medio’ aumenta el riesgo de seguridad y la incomodidad para las mujeres y cualquier otra persona con características alejadas de esta norma”, explica José Solaz, director de automoción y movilidad de IBV. 

Propuestas para mejorar el diseño

En el manual se recogen una serie de propuestas para mejorar y adaptar el diseño de los coches autónomos a la mujer. 

Entre ellas destacan que deberían tenerse en cuenta la diferencia entre los desplazamientos. Las mujeres realizan más desplazamientos encadenados que implican una movilidad más compleja. “Se deben buscar espacios cómodos para las criaturas y sus cuidadores, que faciliten la realización de actividades de cuidado u otras formas de interacción”, recoge el informe. 

Otra característica es incluir en las normas de seguridad las diferencias anatómicas, como el tamaño del pecho, y fisiológicas, como el tono de voz, entre hombres y mujeres. 

Por último, también piden incluir en este nuevo diseño con perspectiva de género, a la mujer embarazada que pasa por una serie de cambios físicos y necesidades durante el embarazo que deben ser tenidos en cuenta. 

SHARE